Dora María: algunas reflexiones sobre la crisis de la dictadura

1. Esta etapa de la lucha contra la dictadura de Ortega que inició el 18 de abril, se ha caracterizado por su vocación cívica, su masividad y su decisión de lograr libertad para los nicaragüenses.

2. La respuesta represiva y letal de la dictadura, los primeros días de la protesta agregaron en primer lugar la demanda de justicia, de no impunidad, de castigo a los criminales, a sus autores materiales e intelectuales.

3. Con esas banderas de justicia y democracia hemos avanzado en una lucha desigual, con diversos tipos de lucha cívica. Hemos salido a las calles en las más grandes movilizaciones de la historia, hemos hecho plantones y recuperado espacios públicos, hemos levantado tranques y barricadas para la autodefensa de barrios y ciudades, hemos parado el país completo y cerrado nuestras puertas a la dictadura, nos hemos sentado en un diálogo para acortar el camino hacia nuestras metas como pueblo.

4. En todo este tiempo la respuesta de la familia Ortega Murillo ha sido de represión a todo nivel usando la Policía como instrumento, sacando a la calle a paramilitares armados, sembrando terror y caos, realizando redadas masivas, torturando prisioneros y desapareciendo a decenas de personas, incendiando casas, negocios y oficinas gubernamentales, tomándose tierras, estableciendo una situación de total incertidumbre e inestabilidad.

5. Frente a la situación demandamos con prioridad el cese de la represión y la actuación de organismos internacionales de derechos humanos para ello.

Así logramos que el régimen abriera la puerta a la llegada de la CIDH, cuyo reporte desnudó por completo la naturaleza brutal de la represión y sus autores materiales e intelectuales.

Así logramos que se aprobara una investigación internacional de los crímenes cometidos, a sabiendas que el orteguismo jamás se investigará a sí mismo.

Ese Grupo ya está aquí, integrado por personas capaces, de probada experiencia e integridad que como han dicho claramente tienen su compromiso principal con las víctimas.

El informe de la CIDH que fue posible por que miles de nicaragüenses acudimos a poner denuncias, ha sido crucial en el aislamiento internacional del régimen de Ortega.

6. La represión no se ha frenado pero la voluntad represiva de Ortega está siendo contenida.

Cada vez es menos fácil para el orteguismo seguir sembrando terror, asesinando nicaragüenses y capturando jóvenes.

Hemos logrado que cada día haya menos asesinados en todo el país. Y estamos golpeando las puertas de todas las cárceles para salvar la vida de chavalos y adultos secuestrados.

Queremos que esas bandas de paramilitares sean desarticuladas y desarmadas. Es nuestra aspiración. Y lo lograremos, sin duda. Y ese momento se está acercando.

7. Hemos ido con alegría a la lucha cívica y nos duele profundamente, cada hora, cada día, todas y cada una de las vidas arrebatadas y lesionadas. Así es y así será. La memoria es esencial para que no haya repetición. Y lo que ha pasado, lo que está pasando, no debe volver a pasar.

8. Ahora nos sentimos cansados y con desazón. Queremos acortar el camino para la justicia y la libertad. Y a veces, pareciera como que no avanzamos. Pero si, lo hemos hecho. Veamos lo avanzado:

a) El régimen de Ortega está completamente aislado a nivel internacional. El Consejo Permanente de la OEA se reunirá en los próximos días y Ortega tendrá que rendir cuentas por la implementación de las 15 recomendaciones de la CIDH y por la fecha de adelanto de las elecciones.

b) El orteguismo está aislado en el país. No cuenta con nadie más que con un grupo de incondicionales a quienes ha comprometido en crímenes.

Ortega ya ni siquiera está acompañado por la militancia del FSLN que se le ha separado por los desmanes represivos y los abusos innombrables.

c) Todos los intentos de Ortega por involucrar al Ejército en la represión han fallado. La institución no ha participado de las acciones represivas, aunque hayan sido vistos militares vestidos de policías. Los nicaragüenses aún esperamos que participen del desarme de esas fuerzas armadas paramilitares. No lo han hecho, pero deberán hacerlo.

El orteguismo se ha limitado al terror, pero el terror no le hará ganar terreno, ni podrá derrotar al pueblo.

9. El tiempo máximo del régimen de Ortega ya está determinado.

Lo dejaron claro en la sesión de la OEA. Habrá elecciones adelantadas y se realizarán, a más tardar, en marzo de 2019.

Es lo más que le queda de vida a este régimen. Y cada día que pasa se extingue.

10. ¡Queremos que Ortega se vaya ya! Y lo lograremos.

El tiempo mínimo del régimen depende de todos nosotros.

De que sigamos movilizándonos con alegría y decisión en marchas y plantones, en tranques y barricadas, en vigilias, paros parciales y todo tipo de actividades.

Sigamos avanzando sin permitir que el régimen nos robe la esperanza y la voluntad de caminar unidos.

11. Todos queremos que no haya más muertes, más heridos, más secuestrados. Pero eso no depende de nosotros, sino del régimen al que estamos amarrando poco a poco sus manos.

Todos queremos acciones cada vez más contundentes. Y nos parece que un paro nacional podría resolver y acortar el camino.

Un paro es deseable pues es una forma de protesta contundente y que permite participar a todas las personas en todo el país.

Y tenemos que prepararlo. No es tarea de los empresarios preparar un paro sino de todos nosotros.

Pero, el paro es una más de nuestras maneras de protesta, no es una solución mágica, es una protesta más y debemos usarla junto al resto.

12. La derrota de Ortega está asegurada y la lograremos de manera definitiva por la voluntad de todos los nicaragüenses.

Demostremos y recordemos al orteguismo que está derrotado.

Sigamos haciendo la protesta cívica en todas sus formas.

Sigamos aislando a Ortega a nivel nacional.

Sigamos aislando a Ortega a nivel internacional. Hagamos presión por una resolución de la OEA más contundente.

Sigamos respaldando el trabajo de la misión de la CIDH para contener la represión y del Grupo de Investigación para lograr la identificación de los criminales y que haya justicia.

Sigamos desenmascarando a Ortega en el diálogo.

Sigamos organizándonos mejor en cada departamento, en cada municipio, en cada barrio. Para la autodefensa, para la movilización.

Todas las acciones son decisivas.

Todas nos asegurarán el triunfo.

Posted on julio 6, 2018 in Democracia, Por nuestros derechos, Zona Naranja

Share the Story

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top