Estocada mal dada

Por Hugo Torres J., general en retiro, vicepresidente del MRS.

Con el desprecio que provocan el despecho y el resentimiento hacia antiguos aliados empresariales, hoy en las filas de la oposición a su régimen, y su comprobado odio hacia la población que reclama libertad, justicia y democracia, Ortega pretendió dar la estocada final al diálogo impuesto por las circunstancias vividas desde abril de 2018.

Como el enfermo grave que, a punta de sopa de garrobo siente que ha recuperado fuerzas, tantas como para seguir negando la realidad de su enfermedad, cree que todavía tiene espacio para estirar la cuerda y evitar la desgracia de su inevitable derrota política y electoral. Calcula que la feroz represión por él desatada durante estos últimos quince meses, más la campaña de desprestigio contra la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia y la Unidad Nacional Azul y Blanco, ha rendido los frutos suficientes como para desmontar y dar por finalizado el diálogo nacional y escapar así del cerco nacional e internacional en que se encuentra. Del juicio de la historia es imposible escapar.

Ortega busca un arreglo directo con el gobierno norteamericano y, a lo sumo, usar como instrumento para la desescalada de la crítica situación en que se encuentra, el memorándum de entendimiento acordado con el secretario general de la OEA, en fechas posteriores a la farsa electoral de 2016. Para tratar de darle visos de formalidad y legitimidad política a su maniobra, usaría a los partidos políticos de probada complicidad y sumisión a sus designios.

Los acuerdos firmados meses atrás, con la Alianza Cívica, referidos a la liberación de los presos y presas políticos y el respeto al derecho de organización y movilización de la ciudadanía, más los pendientes referidos a la justicia y la democratización, los convertiría en papel mojado. Al fin de cuentas cree que, ya promulgada su ley de amnistía, deja protegidos a sus parapolicías y a sus policías causantes de crímenes de lesa humanidad y atropellos a la dignidad humana; a los excarcelados los podría volver a enjuiciar, como lo ha venido haciendo, o asesinando, como también lo ha venido haciendo.

Si nos atenemos a las declaraciones que en reiteradas ocasiones han dado tanto el secretario general de la OEA como las resoluciones de su Consejo Permanente y su Asamblea General, así como políticos relevantes del Gobierno, Congreso y Senado norteamericanos y altas personalidades de gobiernos de países europeos y del Parlamento Europeo, la OACNUDH y prestigiados organismos internacionales defensores de derechos humanos, más la determinante voluntad de la mayoría de la población nicaragüense de querer salir del régimen causante de sus desgracias, llegamos a la conclusión de que la estocada mal dada se terminará revirtiendo en una profunda y contundente cornada contra el matador.

Publicado en La Prensa, agosto 5, 2019

 

Posted on agosto 5, 2019 in Noticias, Por nuestros derechos

Share the Story

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top