Progreso Integral

12.  Una estrategia de progreso integral

Sabemos que es posible impulsar un desarrollo sostenible, un progreso integral, democrático, ecológico, con inclusión social.  Podemos construirlo creando riquezas y bienestar que nos alcancen a todos y todas; que saque a centenares de miles de nicaragüenses de la pobreza y mejore la condición de vida en todo el país.

Para lograr un desarrollo integral se requiere de la participación de cada nicaragüense, con iniciativa y creatividad en la vida económica del país: de trabajadores y trabajadoras de la ciudad y el campo, profesionales y personas con formación técnica, empresarias y empresarios de todos los tamaños, campesinas y campesinos, trabajadores por cuenta propia, pueblos indígenas y cooperativas, universidades y centros de estudio.

Es necesaria una estrategia de progreso integral que unifique el esfuerzo común para el desarrollo del país.  Nuestra prioridad es construirla con la más amplia participación de sindicatos de trabajadores y gremios empresariales, organizaciones de la sociedad civil, movimientos sociales y ambientales, municipalidades, fuerzas políticas y sociales, organizaciones comunitarias y juveniles,  universidades y centros de educación superior, y de todas aquellas organizaciones y asociaciones que desean participar en la definición de esa estrategia de progreso integral. Queremos que sean las voces y las energías de todos y todas quienes determinemos el rumbo que debe seguir nuestro país.

13.  Un Estado eficiente y honrado

El progreso integral es esencialmente democrático. Progresaremos con un Estado que cumpla con su trabajo de regular, sin estorbar; que actúe para contribuir, no para perseguir; que simplifique los procesos, no que los complique para favorecer la corrupción; que sea responsable y eficaz, no venal e ineficiente; que promueva la participación de las pequeñas y medianas unidades de producción; que asegure los derechos de los trabajadores y trabajadoras.

Progresaremos si productores y empresarios, cooperativas y asociaciones, de todos los sectores y de todos los tamaños, se sienten estimulados a trabajar e invertir, sin temor a ser expropiados injustamente, perseguidos por las instituciones públicas o mandadas a invadir sus propiedades por grupos afines al poder del régimen autoritario que desgobierna Nicaragua.

14.  Economía diversificada y mayor productividad

Progresaremos con un mercado fuerte, competitivo, sin monopolios ni carteles que eleven artificialmente los precios de los productos y servicios a la población, como sucede actualmente con la energía eléctrica y los combustibles.

Es posible progresar con una economía diversificada, con mayor productividad, con más mercados, acelerando el crecimiento económico, fortaleciendo las capacidades y potencialidades de la producción, comercio y los servicios, en todos los sectores de la economía.

Es posible progresar, si extendemos el acceso a internet y a las nuevas tecnologías de la información y comunicación con todas sus potencialidades, a todo el territorio nacional, a quienes producen o poseen pequeñas y medianas empresas, a estudiantes y docentes, a asociaciones y gremios, entre otros.

Progresaremos, si nuestras cuentas nacionales reflejan el trabajo y el aporte de todos y todas: el de las mujeres en su trabajo de sostenibilidad y cuidado de la vida y la familia, de sus emprendimientos y micro negocios; el de las familias campesinas, las pequeñas y medianas empresas.  Es relevante hacer visible y sumar el aporte de cada sector, para poder avanzar en una estrategia de progreso integral que tome en cuenta todas nuestras capacidades y potencialidades.

15.  Desarrollo integral de la Costa Caribe

En el MRS creemos que el progreso, para que sea verdadero, debe alcanzar a la totalidad del territorio nacional y a todos los nicaragüenses.

Las regiones de la Costa Caribe han estado en condiciones de marginación, con muy escasa inversión pública para el desarrollo de su infraestructura y de los servicios a la población, a pesar de su enorme contribución a la riqueza nacional.

Los pueblos originarios y comunidades étnicas se ven acosados para arrebatarles sus tierras, apropiarse de sus recursos naturales y desnaturalizar sus instituciones tradicionales.  Detrás de ese acoso, han estado los agentes del régimen orteguista y otros que con ánimo depredador, pretenden adueñarse de sus tierras y recursos.

La plena titulación de todas las tierras propiedad de los pueblos originarios y comunidades étnicas es indispensable.  Asimismo, lo es, la derogación de la Ley 840 que amenaza sus derechos territoriales inmemoriales.  Para el MRS, el respeto a su  derecho de propiedad es prioritario.

En el MRS, estamos comprometidos con el pleno respeto y la promoción de los derechos de los pueblos originarios y de la totalidad de las comunidades étnicas de las regiones de la Costa del Caribe.  Los caribeños y caribeñas, deben poder disfrutar del fruto de sus recursos; deben tener condiciones para mejorar su vida y las de sus familias, para vivir en paz, con justicia y seguridad.

Creemos que es urgente restablecer y profundizar el régimen de autonomía de las regiones de la Costa Caribe, para que realmente contribuya al bienestar de quienes las habitan.  Que las instituciones de la autonomía dejen de ser utilizadas como instrumentos para el enriquecimiento ilícito y el hostigamiento a las personas, a los líderes comunitarios, a las comunidades.

Es esencial, que caribeñas y caribeños participen ampliamente de la definición, ejecución y evaluación de las políticas públicas en el ámbito nacional, regional y comunitario; así como que se respete su derecho a ser consultados y decidir sobre sus tierras, recursos naturales, su libre expresión, educación, modelo de salud, justicia y cultura.

 

A la par de los derechos, es necesario asegurar una amplia y consistente inversión pública en las regiones del Caribe para el desarrollo de educación, salud,  servicios públicos de calidad, accesibles a las comunidades, así como de infraestructura.  Con ello estamos comprometidos.

16.  Respaldo a pequeños y medianos productores y empresarios

El desarrollo económico integral supone la participación activa de cada nicaragüense.

El MRS está comprometido con las cooperativas, los pequeños y medianos productores y productoras, campesinas y campesinos, artesanos, pequeños y medianos empresarios, pueblos indígenas, pequeños mineros y pescadores artesanales, entre otros, para hacer posible su participación ventajosa en la economía nacional y la creación de riquezas y empleos. Los respaldaremos para que puedan mejorar sus capacidades y potencialidades, aseguraremos que tengan acceso a información suficiente sobre sus recursos, sus intereses de negocio, facilidades de financiamiento, asistencia técnica, orientación de mercados, capacitación y formación, adiestramiento en el uso de nuevas tecnologías y acceso a las mismas.

Agricultores y ganaderos aportan una riqueza decisiva al país y requieren de respaldo para enfrentar las contingencias del cambio climático y los cambios en el mercado de sus productos, para mejorar su productividad y sus ingresos, para dar valor agregado a su producción.

Miles de mujeres del campo requieren acceso a la tierra, pues viven alquilando o en condición de precario acceso a tierras para cultivarlas. Y aunque una ley establece la creación de un fondo de tierras para ellas, a la fecha, les ha sido negado.  Nuestro compromiso con respaldar a las mujeres del campo para que puedan tener acceso a tierras para su sostenibilidad y las de sus familias, para que continúen aportando a la creación de empleo y riquezas.

Nuestro compromiso se extiende a nuestros compatriotas que viven en el extranjero y trabajan duro para apoyar a sus familias.  Ellos y ellas sostienen la economía nacional con las remesas que envían a sus seres queridos, que son decisivas para disminuir su condición de pobreza.  Respaldaremos su esfuerzo para que sus remesas se conviertan en ahorro e inversión para sus familias y su futuro. Creemos firmemente que su aporte al país, les da pleno derecho a participar de la vida política del país y a votar desde donde el lugar donde se encuentran residiendo.

17.  Asegurar el derecho de los nicaragüenses a su propiedad

Cada nicaragüense tiene derecho a poseer bienes y a utilizarlos para su vida y bienestar.

La propiedad de los nicaragüenses está amenazada por la concentración de poder político en una familia que también constituye una sociedad de negocios y que utiliza el poder de instituciones debilitadas, de la corrupción y la coerción para ocupar propiedades u obligar a sus legítimos propietarios a venderlas, cederlas o abandonarlas.

Campesinos y campesinas nicaragüenses continúan urgidos de la legalización de sus tierras para poder tener acceso a créditos, para sus transacciones de negocios, para asegurar sus derechos hereditarios. El MRS está comprometido con legalización de las propiedades campesinas y la titulación de la totalidad de las tierras de los pueblos indígenas y comunidades étnicas, así como con el cumplimiento estricto de las leyes y regulaciones que establecen que dichos pueblos y comunidades deben ser consultados en todo lo concerniente a sus tierras y recursos.

18.  Derogación y anulación de la Ley 840

Actualmente, el derecho de la propiedad de los nicaragüenses se ve amenazado por la existencia de la Ley 840 del canal interoceánico con la que se pretende despojar de sus tierras a miles de familias campesinas, al pueblo Rama y la comunidad Kriol, para servir a los intereses de una gran empresa extranjera de dudosa factura y del poder político autoritario del orteguismo.   Nuestro compromiso, desde el momento mismo de su ilegal aprobación, ha sido el de la derogación y anulación de la Ley 840 y de todos los compromisos suscritos por el gobierno actual con esa empresa.

19.  Sostenibilidad ambiental

Nos proponemos impulsar un crecimiento económico que integre una perspectiva ambiental y de sostenibilidad, para que nuestros recursos no se deterioren, sino que se multipliquen.  Estamos comprometidos con nuestro medio ambiente, aguas, bosques, flora y fauna, áreas protegidas y reservas naturales y por eso, aseguraremos el cumplimiento de las acciones necesarias para que cada inversión, cada proyecto contribuya a esos objetivos.

Somos un país con magníficos recursos naturales, pero con desafíos ambientales cada día más serios. La minería a cielo abierto, malas prácticas agrícolas e industriales, el vertido de aguas negras en las fuentes de agua, el despale y la deforestación, entre otras, dañan el agua y los bosques.  Estos son desafíos a los que el MRS responderá para garantizar la sostenibilidad y disminuir los riesgos ambientales para los nicaragüenses por lo que promoveremos la inversión nacional y extranjera, de todos los tamaños, en especial la que pueda crear muchos y buenos empleos, que sea ambientalmente viable, respete los intereses de las comunidades y del país.

20.  Desarrollo de energías renovables

Para el MRS, el desarrollo de fuentes de energía renovables tiene el máximo orden de prioridad, pues apunta a fortalecer nuestra soberanía económica y elevar nuestra competitividad. Como ya han dado ejemplo otros países, es posible elevar la producción y la productividad haciendo uso racional de los recursos naturales y cuidando el medio ambiente.

21.           Apoyo a familias en condición de riesgo

Consideramos urgente respaldar con recursos y asistencia a miles de familias nicaragüenses que son altamente vulnerables y sufren, cada vez más, los problemas derivados del cambio climático, para que tengan condiciones de seguridad para vivir, preparación para proteger su producción y sus medios de vida, condiciones para asegurar su alimentación y suministro de agua.

22.           Caminos, puertos, energía eléctrica y comunicaciones

Podemos lograr un progreso que mejore la vida de las comunidades. Campesinas y campesinos, productores del campo, empresas de todo tipo, comunidades de la Costa Caribe y, empresas de turismo, todos demandamos buenos caminos y carreteras, que facilite el acceso a los mercados, abarate los costos de transporte y mejore los ingresos de las familias.

Puertos y aeropuertos modernos son una necesidad impostergable.  Nicaragua se ha estancado en la disposición de estos recursos.  Una estrategia de progreso integral debe incluir las líneas de acción que hagan posible mejorar en el corto plazo nuestras capacidades de puertos y aeropuertos.

Aseguraremos acceso a la energía eléctrica con precios similares a los del área centroamericana para mejorar la competitividad de las empresas y para mejorar la capacidad adquisitiva de la población nicaragüense.

Buenas comunicaciones son indispensables al desarrollo económico.  Es nuestro compromiso garantizar el acceso a internet desde todos los municipios del país, promover la cobertura total de la telefonía celular y la extensión de cobertura de la telefonía convencional.

23.           Seguridad social confiable

Una estrategia de progreso integral debe incluir la plena garantía de los derechos laborales de cada trabajador y trabajadora nicaragüense, de su seguridad social.

Impulsaremos la reforma a la seguridad social, su reorganización y reestructuración para que pueda salir de la crisis a la que está sometida y para garantizar los derechos de atención en salud y una jubilación digna a cada nicaragüense que cotice o haya cotizado a la misma.  Es nuestra prioridad, extender la seguridad social a todos los trabajadores y trabajadoras asalariadas, y a quienes trabajan por cuenta propia para que puedan asegurarse una vejez digna.

24.           Pleno disfrute de derechos laborales

Trabajadores y trabajadoras de todas las empresas nacionales o extranjeras deben poder disfrutar de su derecho a la libre sindicalización y organización para luchar por sus intereses y derechos, sin menoscabo de ninguna especie, ni injerencias ajenas a sus intereses, sin amenazas ni coerción. Ese es nuestro compromiso.

Aseguraremos el cumplimiento de la Ley de Servicio Civil y Carrera Administrativa y promulgaremos una Ley de Dignificación del Servidor Público para garantizar que los funcionarios públicos, militares y policías de cualquier nivel no sean forzados de ninguna manera a ser instrumentos de la política del partido en el poder, ni sean conculcados sus derechos como nicaragüenses.

25.           Integración económica

Creemos que la integración económica con la región centroamericana y con nuestros vecinos del Caribe, es esencial para nuestros países y pueblos.

Nos proponemos impulsar acuerdos con los países vecinos para asegurar el libre tránsito de las personas para trabajar, disfrutando de derechos laborales y seguridad social en los distintos países de la región.

Promovemos una integración que apuntale la democratización económica y asegure beneficios al pueblo nicaragüense, no exclusivamente a un sector de la economía o a un grupo económico.  Creemos en una integración mutuamente ventajosa, que reconozca asimetrías entre los países, incorporando una visión de sostenibilidad ambiental.

Back to Top