Una Nicaragua con soberanía

44.  Soberanía, autodeterminación, integridad nacional

La soberanía nacional es parte de nuestro patrimonio como nación independiente.  El MRS tiene un compromiso indeclinable con la soberanía nacional, su promoción y defensa.  Por esa razón aseguraremos la derogación y anulación de la onerosa Ley 840 del canal interoceánico que constituye la amenaza actual más grande a nuestra soberanía nacional, a nuestra independencia, a nuestros derechos, a nuestros recursos y a la sociedad nicaragüense.  No reconocemos como legítima ninguna concesión o privilegio que comprometa la soberanía territorial de Nicaragua o sus derechos como nación independiente.

Los intereses nacionales de Nicaragua se aseguran con el pleno respeto a nuestra soberanía y autodeterminación, la integridad territorial, la defensa y promoción de nuestras riquezas naturales, la inviolabilidad de las fronteras nacionales frente a cualquier amenaza externa, incluyendo concesiones onerosas, piratería, agresión ecológica y carteles del crimen organizado.

Nicaragua debe establecer como doctrina de su política exterior, su absoluta neutralidad en los conflictos internacionales de cualquier índole.

45.  Un ejército profesional, no partidista

El Ejército de Nicaragua existe para asegurar la defensa de la soberanía y la integridad territorial. Sin embargo, ha dejado de ser una institución profesional y obediente a la Constitución para convertirse en un brazo del poder del régimen orteguista actuando como instrumento de intimidación a comunidades y a opositores.
El MRS está comprometido con la profesionalización del Ejército para que actúe en estricto cumplimiento de su papel constitucional, con pleno respeto a los derechos humanos de los nicaragüenses, a su vida e integridad.  Los miembros del Ejército deberán cumplir su papel exclusivamente en la institución militar.  No corresponde a militares asumir cargos que deben ser ejercidos por civiles.

Nuestra Ley de Dignificación del Servicio Público establecerá la prohibición a la jefatura del Ejército, en cualquier nivel, de utilizar su autoridad para forzar a oficiales, clases y soldados a pronunciarse a favor de una opción política determinada o actuar como fuerza de choque o en complicidad con tales fuerzas de la índole o procedencia que sean.

El MRS impulsará la prohibición al establecimiento de cualquier tipo de base militar extranjera en Nicaragua, bajo cualquier pretexto, permitida ahora por la reforma constitucional ilegal de 2014.

El Ejército de Nicaragua se debe al país, a la defensa de su integridad territorial.  No le corresponde, por tanto, asistir de ninguna manera, con ningún pretexto o razón, a ningún tipo de conflicto militar en ningún otro país del mundo.

46.  Relaciones amistosas con todos los países

Las relaciones internacionales de Nicaragua deben ser de amistad, respeto y cooperación, basadas en el interés nacional. Aspiramos a construir relaciones mutuamente ventajosas con todos los países del mundo.

Creemos que Nicaragua puede contribuir a los grandes desafíos actuales de la humanidad: al logro de la paz, al enfrentamiento del cambio climático, a propiciar una conducta solidaria con los migrantes de todo el mundo; al cese de la violencia, a la promoción de los derechos humanos y de la justicia, a la construcción de relaciones internacionales y un orden mundial justo.

En el MRS estamos convencidos que todo conflicto internacional debe ser resuelto conforme el derecho internacional. Nicaragua debe establecer su neutralidad en conflictos internacionales, sin alinearse, ni comprometer su seguridad a los intereses de ningún otro país o potencia extranjera, de ninguna empresa o interés foráneo alguno, pero no puede ser neutral ante flagrantes agresiones de grandes potencias hacia otros países que impliquen violaciones a los derechos humanos o la imposición de nuevas formas de dominación colonial.

47.  Respeto y colaboración con el sistema interamericano de Derechos Humanos

El MRS promueve y defiende el uso de los mecanismos internacionales de derechos humanos, en especial el Sistema Interamericano de Derechos Humanos, al ser vías y oportunidades de acceso a la justicia para el pleno disfrute de los derechos del pueblo nicaragüense.

Back to Top