Seguimos en resistencia por la democracia y la justicia

Nosotras, integrantes de la Red de Mujeres renovadoras, nos reunimos hoy 5 de septiembre de 2020, para adoptar nuestro plan de acción frente al impacto que la crisis política, económica y social del país tiene en todas las mujeres nicaragüenses.

Estamos convencidas que Nicaragua solamente podrá salir de la crisis integral si salimos de la dictadura de los Ortega-Murillo, pues su permanencia en el poder impide que podamos avanzar en la democratización del país, en la consecución de justicia y en la búsqueda de oportunidades.

Las mujeres sentimos en carne propia los efectos de esa dictadura.  Hay 4 mujeres actualmente en condición de presas políticas del régimen, muchas son asediadas y hostigadas a diario, mujeres periodistas son acosadas judicialmente y miles se encuentran aún en el exilio forzoso por la persecución policial y paramilitar.

Miles de mujeres hemos perdido el empleo por el alejamiento de la inversión y otras miles, a causa de las acciones que las empresas han tomado frente a la pandemia.  Sigue siendo común que los derechos laborales de las mujeres sean violados desde y con la complicidad de las instituciones gubernamentales.

Miles de mujeres nos encontramos en condición de precariedad, pues nuestros pequeños negocios han sido afectados y no hay créditos para producir en el campo, ni para las actividades económicas de las mujeres. La pobreza crece en nuestras familias, golpeadas por el Covid-19 que estamos enfrentando con nuestros propios recursos, pues no encontramos atención oportuna, ni medicamentos en el sistema público de salud.

Todas las familias nicaragüenses estamos amenazadas por la inseguridad.  La violencia contra las mujeres aumenta en todos los espacios y los crímenes no se detienen; los robos y los riesgos en la calle se han elevado. No podemos confiar en la policía, que más bien está dedicada a la represión y a la persecución de opositores y ha abandonado toda acción de seguridad pública. Los paramilitares que fueron armados para la operación limpieza de 2018 son una amenaza permanente a la seguridad de las familias y las comunidades.

Creemos en la importancia crucial de la construcción de la unidad nacional contra la dictadura. Esa unidad tiene que ser plural, transparente y combativa, que integre y levante las demandas que las nicaragüenses y los nicaragüenses hemos hecho en estos años.

De la Coalición Nacional esperamos que puedan remontar las diferencias en aras de un programa común de democratización y justicia para Nicaragua.  Y esperamos que puedan asegurar la participación relevante y paritaria de las mujeres en todos sus espacios.

Las mujeres seguimos en resistencia frente al régimen que nos oprime, a la par que luchamos por nuestra sobrevivencia.

Seguimos en resistencia por una Nicaragua libre, con democracia y justicia, con la incorporación plena de nosotras como ciudadanas con plenos derechos.

Managua, 5 de septiembre de 2020

Posted on septiembre 8, 2020 in Democracia, Zona Naranja

Share the Story

Back to Top